Traducciones Públicas por Matriculados ante CTPCBA

El traductor público es el profesional universitario cuya incumbencia, de conformidad con la Ley 20.305, es la traducción de todo documento que se presente en idioma extranjero ante reparticiones, entidades u organismos públicos.
Es el único profesional habilitado para actuar como intérprete y traductor en sede judicial.
Además, sus servicios son solicitados por el área privada para la traducción de todo material escrito que requiera responsabilidad profesional y un alto grado de capacitación y de especialización.
La traducción pública
La traducción de un documento de un idioma extranjero al nacional, del idioma nacional al extranjero o de un idioma extranjero a otro, tiene carácter público cuando lleva la firma y el sello de un traductor matriculado en los idiomas en los que interviene, en estricto cumplimiento con las formalidades establecidas por el CTPCBA que legaliza la firma y el sello del profesional insertos en la traducción.
Así, el traductor público con su firma da fe de lo traducido y se responsabiliza ética y legalmente por su trabajo.
Su función social
En el vertiginoso y globalizado siglo XXI, el traductor continúa ejerciendo su rol histórico de puente entre culturas y, como nexo insustituible de comunicación, ofrece precisión en el manejo del lenguaje, en los más diversos temas.
El traductor público es, por su formación académico-técnica y por su compromiso ético, un profesional capacitado para garantizar la confiabilidad de una traducción.
El ejercicio de la profesión de traductor público exige, cada vez más, una mayor especialización y conocimiento, tanto en las lenguas como en las nuevas tecnologías, y un profundo conocimiento y aprendizaje actualizado de ellas. Por lo tanto, este profesional se encuentra permanentemente comprometido con la formación continua en su idioma materno y en los idiomas en los que está matriculado.
En la República Argentina, el traductor público es el único profesional habilitado para darle validez legal a una traducción mediante su firma y sello. Este carácter fedatario le otorga una marca distintiva que hace imprescindible su intervención cuando se busca garantizar seguridad jurídica en las diferentes transacciones. Sus áreas de competencia incluyen la traducción al español de todo documento en idioma extranjero que deba presentarse ante reparticiones, entidades u organismos públicos en la República Argentina y la traducción del español a un idioma extranjero, de la cual da fe con su firma y sello.
Por lo tanto, la necesidad de que intervenga un traductor público se corporiza en el ámbito público o privado cuando se solicitan servicios de traducción que exigen responsabilidad profesional y un alto grado de especialización.
El traductor público, en calidad de perito auxiliar de la justicia, actúa como intérprete en sede judicial cuando se deben traducir oralmente contenidos de una lengua fuente a una lengua meta. Muchos colegas se forman en la disciplina de interpretación y se desempeñan, también, como intérpretes de conferencia, en modalidad consecutiva o simultánea.


http://www.traductores.org.ar/ley-20305
http://www.traductores.org.ar/codigo-de-etica
http://traductores.org.ar/nuevo_org/home/reglamento/?id_ruta=1&nivel2=8&nivel3=10
¿Necesita un Traductor Público Matriculado? : ctpcba, colegio de traductores públicos de la ciudad de buenos aires, ata, association of translators, atif members, miembros de atif